Julio 1, 2020
Novedades

ASUG premió las aplicaciones comerciales desarrolladas por San Miguel que mejoran la trazabilidad del precio de venta de nuestros productos. Federico Viola, CIO de la compañía, cuenta cómo surgieron estos proyectos y cuáles son sus mayores beneficios.

En la sexta edición de los premios ASUG a la innovación en proyectos SAP, un jurado integrado por representantes de diferentes universidades y ONGs entregó a San Miguel el segundo premio por su proyecto “Aplicaciones comerciales”, destinadas a atender la dinámica de los productos de San Miguel, en donde los precios varían entre el inicio de la operación y la liquidación final.

 

¿Cuáles son las principales características de las aplicaciones desarrolladas por San Miguel?

A grandes rasgos, son dos aplicaciones. Una aplicación móvil para el equipo comercial y otra web para las liquidaciones. Entre el momento en que la fruta se despacha y finalmente llega al cliente hay múltiples factores que la van haciendo variar de precio, por las condiciones de mercado o por algún otro elemento que pueda surgir de aquí a Europa o a los Estados Unidos, por ejemplo. Esta aplicación móvil permite reflejar esas actualizaciones en tiempo real en el precio de las operaciones comerciales. 

La plataforma es una aplicación web para el equipo de Customer Supply Chain, donde se refleja la liquidación final, cuando ya fue negociado el cierre de la operación con el cliente. Se cargan el precio final y una serie de gastos que hubo en destino. Simplifica mucho la tarea de la carga.

En paralelo a las dos aplicaciones, desarrollamos un dashboard que captura toda la información que se genera y la pone a disposición de la dirección comercial, para medir en tiempo real la marcha del negocio. 

 

¿Por qué decidieron desarrollarlas? ¿Qué problemáticas buscaron solucionar?

Tener visibilidad de lo que se va despachando y entender cuál será el flujo de ingresos por esas ventas es una necesidad de la fuerza comercial y de toda la compañía. En el pasado, esto se compilaba en Excel a mano: se extraían las facturas de SAP, se bajaba un detalle y un equipo de control de gestión iba relevando el proceso. Esa era la situación que necesitábamos destrabar. En definitiva, necesitábamos medir la marcha del negocio y tener visibilidad de las ventas de forma efectiva, simplificando el nivel de esfuerzo en la carga humana y disminuyendo el riesgo de error. 

 

Anteriormente al desarrollo de las aplicaciones, ¿realizaron otros experimentos o proyectos para intentar solucionar estos problemas?

Tuvimos una experiencia previa en 2016 con otra herramienta que cubría bastante esta funcionalidad, pero que no fue exitosa por diferentes motivos. Principalmente porque la aplicación no era amistosa: no tenía las ventajas de movilidad, de trabajar offline y de la simplicidad en la selección de filtros complejos. Además tenía dificultades técnicas. Si bien fue una búsqueda para solucionar ese problema, no nos sacaba del Excel y del componente manual.

 

¿En qué consistió el proceso de Design Thinking y cómo los ayudó a construir los prototipos de las aplicaciones?

El Design Thinking es un proceso de exploración de soluciones que consiste en diferentes ejercicios que llevan por momentos de divergencia creativa para luego converger a soluciones. Tiene que ver con construir la persona que va a estar en el centro del diseño -que en este caso fue el comercial-, y en el “viaje” de esta persona a lo largo del proceso. Está muy centrado en la experiencia de la persona y en cómo va a interactuar con la herramienta. Nos ayudó mucho a destrabar temas de experiencia de uso. En el workshop, que duró tres días, el equipo comercial, el equipo de Customer Supply Chain y el equipo de IT trabajamos en conjunto con ejercicios de creatividad. Tuvo un impacto positivo en la construcción de un equipo de trabajo, buscando una solución conjunta que luego facilitó el proceso de implementación. 

 

¿Qué beneficios y resultados obtuvieron de las aplicaciones? ¿En qué ayudó su desarrollo y ejecución a los equipos de San Miguel?

Los beneficios reales para los usuarios y para la compañía tuvieron que ver con la eliminación del proceso manual de planillas, el gran esfuerzo humano que debía hacerse para tener información actualizada. En línea con eso, la reducción de errores humanos: en el dashboard comercial no hay intervención humana entre lo que el comercial dice y la información que se ve y se presenta contablemente. Esa reducción de errores es el segundo beneficio importante. 

 

¿Qué representa para San Miguel el premio a la innovación entregado por ASUG?

Es un reconocimiento de los pares, de la Asociación de Usuarios, de que San Miguel continúa trayendo soluciones que extienden el ecosistema SAP, buscando maneras distintas de aprovechar la tecnología que existe para dar soluciones concretas a los desafíos del negocio.

 

¿Qué papel juegan la tecnología y la innovación en una compañía multiorigen, con distintas unidades de negocio y que interviene en todo el proceso de producción, desde el vivero hasta la góndola?

La tecnología y la innovación tienen un papel creciente en todas las industrias, independientemente de las características particulares de una compañía. La tecnología es un gran habilitador y un gran transformador. En San Miguel, operar en diferentes países y operar de una manera integrada desde el vivero hasta la góndola, presenta desafíos operativos. Para enfrentarlos, la incorporación de tecnología para disponer de información en tiempo real, la reducción de intervención humana en la recopilación de datos y la presentación de información tienen un rol muy importante en generar fuentes de confianza en la gestión.